domingo, 20 de octubre de 2013

BERLÍN: CREATIVIDAD POR TODOS LOS POROS (I)



En los últimos años, Berlín se ha convertido en un centro neurálgico de la vida artística y la vanguardia. Es escogida por artistas, fotógrafos, directores de cine, cantantes y hasta cocineros para dar rienda suelta a sus musas. Hacemos un recorrido por sus experiencias y sus obras, esta semana, en El Tintero


Texto: Cristina M. Sacristán


Uno de los rostros de mujeres indígenas que ha pintado recientemente Víctor Landeta en Berlín. Son penetrantes, impactantes...



  Una chica de unos 25 años compra bebida en un ultramarinos junto a Oranienburgerstrasse. Al intentar hacernos entender con la tendera en inglés, reconoce el acento y me cuenta que es una artista que se ha establecido en Berlín porque "aquí hay bastante gente que invierte en arte". Sonriente, tiene ojos soñadores y despiertos. Un amigo de origen español ha ido a verla y aprovecha para conocer la ciudad. En la entrada del local, otro par de chicos jóvenes están sentados en un banco, y él dibuja unas caras en un cuaderno. Unos metros más adelante, en el parque, la gente come algo y lee silenciosamente. No muy lejos tuvo hace 200 años su estudio Alexander Humboldt, y la calle, como Auguststrasse, cuenta con numerosas galerías de arte. Al fondo, Tacheles, el icono del arte berlinés del siglo XXI.

  Este es el paisaje de Berlín. El cielo se abre y se encapota a ratos, al igual que la irregular ciudad tiene espacios idílicos y otros, aún tremendamente duros, como el Pabellón de las Lágrimas o el Check Point Charlie. Hermosos edificios al mismo tiempo que grandes fábricas deshabitadas, llenas de polvo y los ojos hechos cristales rotos. La herencia de la Gran Guerra y del Muro que la quebró, durante tanto tiempo, han hecho de esta amplia metrópoli una muy distinta a la que fue en los años 20 del siglo pasado, cuando constituía el tractor industrial más potente de Alemania. Una vez vencido el Muro, muchos alemanes no querían habitarla, y surgió la interrogación de qué iba a ser de Berlín. El pintor Víctor Landeta y el guía e historiador del Arte Stefano Gualdi señalan cómo fueron artistas y mujeres los que se unieron para insuflar vida, de nuevo, a la abatida urbe histórica. Así, como en un baile inusitado, pintores, cineastas, fotógrafos, escultores... comenzaron a trabajar en ella, a dejarse llevar por su potente trayectoria, a intentar dotarla de nuevas musas...



Una artista japonesa, en una performance realizada en los restos del Muro (East Side Gallery), dentro del Festival Cut.




  Hace unas semanas se celebró la Semana Grande del Arte, la Berlin Art Week, si bien la capital alemana está poblada de acontecimientos culturales y artísticos a lo largo del año. En este 2013 hay que añadir que se celebra el Año Wagner, tal y como ampliaré próximamente en un reportaje sobre la Ruta de las Partituras. En esta ciudad de museos, teatros y cabarets, incluso duplicados por la extinta separación, la música también ocupa un lugar relevante. En general, en toda Centroeuropa, si bien Alemania la vive con especial intensidad, una nutrida cantera de compositores y, desde luego, un profundo respeto.

  La Art Week, como era de esperar, ha congregado a artistas, galeristas, críticos y aficionados de todo el mundo. Más de 60.000 visitantes, según fuentes de la organización. Antes, en mayo, tuvo lugar el Mes de la Performance, con el Festival Cut como despliegue de la imaginación en directo. En él concurrieron los artistas experimentales Fausto Grossi y Ramón Quanta, los cuales suelen trabajar con campo base en Bilbao, si bien acuden con frecuencia a festivales de todo el mundo. Allí participaron en una performance en plena East Side Gallery -los restos del Muro hechos arte vivo-, donde una serie de artistas de diversas procedencias se unieron a la controversia sobre la construcción de pisos de lujo enfrente, a través de performances en las que emulaban una edificación de ladrillos. Unas artistas japonesas se embadurnaban de pintura, en una acción muy estética. A Grossi le pareció muy interesante.

  Fausto también fue portado en una especie de féretro, custodiado por otros artistas con velas, mientras él tocaba la armónica dentro. Los artistas y curiosos acabaron siguiendo el ritmo, dando palmas sobre el ataúd. No es la primera vez que el artista de origen italiano se disfraza o encarna roles de lo más curiosos en este tipo de acciones. Como en la primera edición de Bilbao Art District. En el caso de Ramón Quanta, ha solido ir por Berlín con cierta frecuencia, donde se encontraba con la también bilbaína María Ptqk, quien ha estado cinco años viviendo allí (acaba de regresar a París). En enero realizó una performance en Montag Gallery, en Neukölln , dentro de la serie 'El monstruo analógico en el fin del mundo analógico'. Tras una acción en el sótano, Ramón salió a la nieve y siguió en torno a uno de los excrementos de perro que se congelan allí. "Muy potente", resume esa jornada. Ramón, al igual que María, es bastante crítico con la imagen que se da de Berlín a los artistas noveles, pues señala que muchos arriban creyendo que van a triunfar y difícilmente duran tres meses. María puntualiza que una cosa es que la vivienda y la vida sean asequibles en Berlín y otra distinta que sea algo así como Jauja para los artistas.


El escultor Jesús Lizaso, a las puertas de la Berlin Art Week, recientemente.



  Por su parte, Fausto Grossi cuenta que en el Cut tenían lugar distintas performances junto al Muro, pero que se mezclaban. Él acudió con su chistera y sus gafas oscuras, como de incógnito. Le pareció que el nivel del encuentro fue "alto", como las performances del coreano King Bach en Brandenburg Tor o ese danés que escaneaba las sonrisas de la gente. Antes había pasado por Nueva York y Boston, y esta experiencia, considera, "no tiene nada que envidiar a NYC. Fue totalmente positiva", si bien cree que el ambiente de Brooklyn es "muy humano y creativo". Hace unas semanas ha estado en otra cita internacional en Serbia.

  En el caso de Jesús Lizaso y Jokin Burgo, han compartido stand en la Berlin Art Week, concretamente en la Preview Berlin. El internacional escultor, de origen vizcaíno, ha echado el resto con sus mejores piezas, estima, y ha resultado muy alabado por los expertos. No en vano fue premiado en la Bienal de Venecia del pasado año con la Medalla de Oro. De influencias oteizianas, Jesús viene experimentando con ese material, consiguiendo que parezca plastilina. Así, lo mismo vemos huellas de zapatos sobre una pieza que un trozo de madera dúctil, sinuosa, que parece que se desparrama... La habilidad y el ingenio del inquieto Lizaso le han llevado a exponer en varios puntos de EE.UU. y tener obra en una galería de Santa Fe. Es posible que pronto presente sus obras en Estocolmo.

  En el caso de Jokin Burgo, también está contento con el feed-back que ha encontrado hacia su pintura. Él cree, como Lizaso, que la feria ha sido "todo un éxito", y las visitas a su web "se han multiplicado por 20". "Nos han salido varias ofertas para exponer en Berlín en el futuro, y también en Shanghái". Asimismo considera que Berlín está "saturada de arte", lo cual observan como posiblemente contraproducente. Jokin prevé exponer en Dubai a principios de 2014.


La chief photographer del Guggenheim Bilbao, Erika Ede, en acción en Berlín, donde vive a temporadas.


  En la Art Week, Julia Rautenberg, de Visit Berlin, comentaba que, además de ese programa, en la vasta ciudad alemana había muchos espectáculos y exposiciones. Al parecer, en su oficina han de reciclarse constantemente, y leerse la prensa de arriba abajo a diario, pues en Berlín hay tantas actividades que "nos resulta imposible estar al día", afirmaba con satisfacción. Es esa sensación de efervescencia que produce Nueva York, aunque con una expresión más serena. Para Stefano Gualdi, Berlín es "imparable". Para la periodista Nekane Serrano, "la vanguardia de Europa". El fotógrafo Javier Reina va a menudo y su elenco de fotos urbanísticas es impresionante. El fotoperiodista Ángel López-Soto también disfruta mucho inmortalizando escenas berlinesas. Por su parte, el cocinero Raúl Oliver Arriaga, de origen mexicano, desarrolla una cocina mixta e innovadora en el 'cool' barrio de Kreuzberg. El barcelonés Eduard Martín está desarrollando su carrera como danza movimiento terapeuta aquí mientras la soprano vasca Naroa Intxausti está haciendo lo propio.

  La chief photographer del Guggenheim Bilbao, Erika Ede, tiene ascendientes alemanes, casa en Berlín e incluso una bisabuela suya era concertista de piano en la magna ciudad. Erika, antes de mi viaje, me planteaba qué quería saber de la metrópoli germana, pues, al ser ella historiadora, además de artista, valoraba toda la gran riqueza cultural que almacena esta impactante ciudad. Erika señala que, al haber estado dividida, Berlín cuenta con muchos servicios, teatros, museos y hasta zoos duplicados. Este fenómeno del intento de homogeneización conforma parte de la personalidad de la ciudad centroeuropea: cada día se va reinventando, restañando heridas, recuperando su identidad como una unidad... aunque algunos oriundos, como Kerstin -una experta en Turismo que vivió en Italia-, consideran que Berlín no será una ciudad compacta hasta dentro de dos décadas. El Muro rompió familias, negocios, amistades...


Un artista se ha atado unos globos a las rastas, en la fábrica-estudio donde trabaja Landeta.

  La Isla de los Museos (Museumsinsel) nos depara grandes joyas -con esa Nefertiti que deja sin palabras al público, serena e hipnótica-; la estela de Humboldt perdura en los centros académicos homónimos de alto nivel; el área de Friedrich Strasse despliega un elenco de edificios y esculturas que te dejan boquiabierto... Entre canales y bateaux, el único Museo de Historia de los Alemanes, una curiosidad antropológica sin parangón. "Es una ciudad muy joven, por la que giran artistas, músicos, directores de cine... Los precios de la vivienda y la comida aún son bastante baratos, y eso permite que los artistas jóvenes intenten su oportunidad. Es como un laboratorio a cielo abierto", define Berlín María Ptqk, artista polifacética que, entre otras cosas, fue pionera como blogger, y concienciada feminista.

  María considera que Berlín tiene un ambiente "muy enriquecedor" para la creación, con "muchísimas sinergias", talleres y facilidad para "hacer contactos y conocer gente". Y "grandes programaciones culturales". Pero también es crítica. Ella ha estado trabajando como freelance para España desde allí, después de haber vivido en Francia, Bilbao y Barcelona. "Me habría quedado en Berlín, pero no quería continuar en condiciones precarias", relata. Ha preparado textos, talleres y proyectos, impartido conferencias, creado unas cartografías, comisariado... Más que en alemán, dice, en el mundo del arte Berlín se maneja en 'globish', una mezcla de inglés en medio de ese magma multicultural...


Este es uno de los murales de Tacheles que pintó Víctor Landeta mientras trabajó en este icono artístico berlinés.


  Entre galerías de arte se tomó hace años la fábrica abandonada que todos conocemos por Tacheles. María habla de tantas casas okupas cerca del Muro, tras el aislamiento en una isla casi hermética, y esas "calvas" que se van rellenando. Erika Ede comenta que hasta 160.000 pisos vacíos ha albergado la urbe hasta hace poco.

  Víctor Landeta ha formado parte durante unos años de ese proyecto anárquico de Tacheles, aunque visto desde dentro evidenció que no era tan armonioso como su ideario. El nieto del famoso pintor vasco ha desarrollado trabajos muy interesantes en el último lustro en Berlín, pero este mes de noviembre está pensando en regresar a Bilbao, para resituarse. Berlín es magnética, admite, pero no fácil. En ella, las musas andan sueltas, sí, aunque no todos los artistas pueden hablar de consolidación.

  (continuará en unos días)



Jokin Burgo y Jesús Lizaso, en los restos del Muro de Berlín.




 

Más información: Reportaje Artistas vascos en Berlín  (Deia, viernes 18)
Entradas en El Tintero: Definiendo Berlín... y Cosas (germanas) a tener en cuenta
Reportaje Gea Photowords: Radiografía de la Alemania postelectoral
Programa de radio con Bego Beristain en Onda Vasca (jueves 17 de octubre)
Entrevista a Jesús Lizaso  (Deia, 2010, y pág. 2)
Sobre Creativos en Nueva York (El Tintero, Deia)
Víctor Landeta abuelo: Sutileza y armonía (Deia, 2014)
Reportaje sobre Movimientos Literarios multiculturales en El Asombrario y Eldiario.es (octubre 2014)
Reportaje en El asombrario (con reflejo en Eldiario.es) sobre la creatividad más libre por todos los rincones de Berlín (nov. 2014)
Entrevista sobre viajes culturales y recorridos literarios berlineses en el programa radiofónico de Chus Sánchez 'Leer para creer' (nov. 2014)
Recorrido por los múltiples eventos de Berlín (ON, marzo 2015. Págs. 30-33)
Reportaje sobre los retratos de artistas que revitalizaron Berlín en los 90, del fotógrafo David Hornback (Deia, 1 de diciembre)
Galería fotográfica sobre Berlín
Reportajes sobre la Ruta de las Partituras en el Año Wagner

No hay comentarios:

Publicar un comentario