domingo, 21 de diciembre de 2014

SOLIDARIOS A PESAR DE LOS PESARES

Años duros, con recortes, paro, miedo, desahucios, situaciones de explotación... Pero una legión de ciudadanos, de toda índole, luchan en la sombra para equilibrar tanta injusticia. Sin olvidar a los que ya sufrían riesgo de exclusión antes de agudizarse la crisis. E incluso aunque ell@s sean víctimas de los recortes. Su conciencia se alía con sus manos y sus profesiones durante meses, mucho más allá de la Navidad



Texto: Cristina M. Sacristán
Fotos: Israel D. Aragón, Jesús Glz. Pazos, José Mari Martínez, Adel Missaghian




"...la solidaridad es horizontal e implica respeto mutuo" (Eduardo Galeano)





El Salvamar Alkaid, de Tarifa, recoge a unos inmigrantes que tratan de llegar a Europa en patera. Cada vez hay más que lo intentan.


  Josu es un niño con una enfermedad de difícil curación. En un centro comercial del País Vasco recogen tapones de plástico para poder costear sus operaciones. La empleada del centro de información y otra donante me explican que el contenedor se vacía constantemente, que hay una gran concienciación y numerosas personas que hacen sus aportaciones. A lo largo de todo el año. Al lado, en Eroski, grandes carros albergan a rebosar bolsas de comida donadas, y en Opencor dicen que está habiendo mucha demanda de este tipo de packs de alimentos.

  Está avanzado el otoño y me pregunto si, al acercarse el periodo navideño, la gente se vuelve solidaria 'de quita y pon' o si, por el contrario, hay una conciencia auténtica de ayudar a los más desfavorecidos por una recesión implacable. Claro que es difícil ayudar si a ti también te están recortando... Pero, ¿y, si además de donar, la forma de arrimar el hombro es poner tus manos, tu tiempo y tus conocimientos?

  En Cáritas Bizkaia han ido aumentando en voluntariado y personas socias y donantes desde 2008. Según explica Carmelo Corada, un poquito cada año y, últimamente, con una tendencia a "la estabilización, sobre todo en la cuantía media de las cuotas de socios-as y en los donativos: hay más personas socias y donantes, pero su cuantía media es inferior a la de hace unos años. Lógico, teniendo en cuenta que la renta media ha descendido algo por la crisis y que mucha gente nos comenta que ellos tampoco están sobrados, pero quieren ayudar a quienes están aún peor".

  Interesante que quien tiene poco se acuerde del que tiene menos... Carmelo explica que en otras Cáritas, "sobre todo del Sur de España", ha aumentado el número de personas voluntarias, pero las personas que aportan dinero "no crecen, a veces lo contrario... Lógico también, en provincias donde el paro es tan alto que es difícil que mucha más gente pueda colaborar económicamente con Cáritas, Cruz Roja, Banco de alimentos, etc.".




Miembros de la 'guardia indígena' del  Cauca (Colombia) reclaman la salida de los grupos armados de su territorio, el pasado noviembre.


  Precisamente en Sevilla, Córdoba y Cádiz se pasa todo el año la Asociación Pro-Derechos Humanos de Andalucía intentando contener atropellos y defender los derechos de las personas en una situación grave. Carlos Arce expone que no es muy cuantificable si ha ido en aumento el voluntariado, pues la participación es a veces bastante intangible. Sin duda, no han experimentado un crecimiento en los donativos últimamente. Su impresión es, pues, "cualitativa". Por ejemplo, narra, en el centro social Rey Heredia se han puesto a trabajar por los derechos de personas que están en riesgo de desahucio, han montado una radio, un comedor para alimentar a quienes lo necesitan, etc. Bancos de alimentos, comedores sociales, iniciativas de autoayuda y orientación laboral... "Ahí sí vemos una reactivación importante", observa. Claro que, ante la depresión económica española, "si no hay ciudadanos que reaccionen, esa ciudadanía está muerta", estima.

  La cuestión es que la APDHA lleva desde los años 90 trabajando contra la exclusión social, así que Carlos va más allá: "Hay una pobreza añeja, que siempre ha constituido al menos un 4-5% en España, y aquí en el Sur, sobre un 13%. Esas personas son nuestro objeto de trabajo: extranjeros, prostitución, presos y sus familiares... La vulneración de sus derechos fundamentales. El 15-M y su universo se hacen notar. Por ejemplo, la Asociación por los Afectados por la Hipoteca está teniendo mucha presencia, Stop Desahucios ha sido premiado por su trabajo... Pero hay una franja de la población que no puede pagar su vivienda social y también está siendo desahuciada. Esas personas nunca han soñado con tener una hipoteca. Son los grandes olvidados".

  En una línea similar e internacionalista trabaja la ONG vasca Mugarik Gabe. Jesús González Pazos corrobora que en su organización "sí hemos percibido un incremento de gente que se acerca con intención de colaborar. Tampoco en un número grande, posiblemente por las características del propio trabajo de la organización; difícil de aportar en el marco de proyectos de cooperación. Más fácil, y ahí sí se ve, para colaborar en acciones de educación y sensibilización". Jesús añade que hay un incremento "en el alumnado de diferentes carreras que se nos acercan con la intención de hacer las prácticas con nosotros/as en nuestra ONG".



Libro 'Solidaridad en tiempos de crisis' que acaba de publicar la ONG vasca Mugarik Gabe. También otro sobre Decrecentismo.



  Jesús coincide con Carlos en que el crecimiento es manifiesto en organizaciones que trabajan "en nuestra propia sociedad, dado el aumento de necesidades experimentado por cada vez mayores capas sociales". Y afirma: "Si aumenta el empobrecimiento, nuestra sociedad nos enseña que aumenta la solidaridad de la misma, casi en proporción directa con la que disminuye de las instituciones y clases políticas tradicionales".

  Ese es un problema que subrayan todos los consultados. Carmelo Corada destaca que "hay una importante corriente de opinión que aboga por evitar el desmantelamiento de los servicios sociales y del estado del bienestar en general, para pasar sus servicios a entidades privadas con el 'pretexto' o 'excusa' de la crisis, no sin razón; es decir, pasar de la 'protección social' a la 'solidaridad', cuando ambas cosas deber ser complementarias y no sustitutorias. Aquí, en Euskadi, no lo estamos viviendo aún muy crudamente, pero en otros sitios los recortes han sido brutales y el debate está sobre la mesa".

  ¿Es que se está desviando ayudas antes dirigidas a los más pobres del planeta para ayudar a 'los de casa'? Los consultados creen que no. Begoña Intxaustegi, artista y directora de AmiArte, argumenta que "los políticos son sólo políticos, y la vida es otra cosa". Así, explica que "organizaciones como la nuestra han tenido tal merma de subvenciones que no nos da ni para encender la luz. Esto supone además que los que voluntariamente estamos dejando el pellejo tenemos dos opciones: o dejar que el barco se hunda o saber que estamos hablando de seres humanos, que lo único que tienen es un proyecto como el nuestro. Depositada la esperanza en salir adelante, y por ello, y muy fuera de lo que una persona puede llevar a cabo, estamos en la brecha".

  En cambio, la veterana artista apunta que "si tu organización es católica tienes aseguradas muchas subvenciones". Como contrapeso, considera valioso "hablar de lo bueno: hay muchas personas comprometidas y solidarias, desconocidas, y se crean referentes de personas que viven sin ética y moral para los gastos públicos e incluso privados. Hay que hablar de lo bueno, es una forma de crear otros referentes". Como ejemplo, la campaña reciente Unidos por el Arte, artistas sin recursos de los cinco continentes, apoyados por AmiArte. Pinceladas de poesía en medio del desasosiego...



El equipo de AmiArte repasa su planning, rodeados de bellas acuarelas, realizadas por alumnos artistas en riesgo de exclusión social.


  Jesús González cree que es destacable la solidaridad en la sociedad, "más en estos tiempos", pero insiste en que "no podemos olvidar la necesidad de seguir exigiendo, pidiendo, presionando para que las instituciones no escurran el bulto. La responsabilidad mayor es suya, pues manejan dinero público y deben mantener el compromiso ético, humano y político que es la solidaridad tanto en tiempos de bonanza económica como en los de crisis. Si no sólo hablamos de caridad de quienes y cuando tenemos para con los que no tienen nunca".

  Teresa Guilarte, de Médicos Sin Fronteras, conviene en que "las fechas de fin de año siempre 'ayudan' a sensibilizar un poco más". En su caso, "por ejemplo, respecto de las ayudas oficiales al desarrollo, y lo que muestra el desinterés de las instituciones públicas con respecto a temas de solidaridad, se refleja en la falta de compromiso en las respuestas a las crisis humanitarias más graves". Precisamente, hace unos días presentaron en Madrid su informe anual de Ayuda Humanitaria Internacional, que alcanzó "cifras récord durante el año 2013", pero "hay una clara y grave falta de voluntad política en la resolución de conflictos armados, así como una cada vez más acuciante falta de fondos para atender las demoledoras consecuencias de las emergencias humanitarias. Los recortes que ha sufrido la ayuda humanitaria española (casi un 90% en cuatro años) impiden una respuesta mínimamente digna a las emergencias por parte de nuestro país".

  Carlos Arce recuerda cómo desde la Apdha llevan años pidiendo la libre circulación de personas por el espacio internacional, pero ahora cuentan con mucho viento en contra, con "la política de cooperación desaparecida", junto con los recortes en Sanidad, políticas sociales, sobre dependencia... "La desaparición es drástica, en las grandes políticas sociales, en Comunidades Autónomas, en Ayuntamientos...".

  Pero una legión de idealistas realistas siguen empecinados, desde la sombra mediática, en mejorar este mundo. En que sea más justo e igualitario. Apoyando con su labor médica, con sus conocimientos en cooperación, educando o divulgando en medios o en blogs. En la manifestación, en la asamblea o en el referéndum. Sin dejar caer los brazos. Sabedores de que quienes tienen el poder, como dice Malala, no por ello han de tener la última palabra.



Escuela de mujeres bahá´ís en India.



"¿Por qué los países grandes son tan fuertes para hacer las guerras y tan débiles para lograr la paz?"
"Por qué es tan fácil entregar armas y tan difícil dar un libro?"

"No sólo los políticos son los líderes"

"En mi pueblo las niñas aún no tienen acceso a la Enseñanza Secundaria"

"Empecemos a luchar por una sociedad en la que sea imposible que un niño sea explotado, no tenga acceso a la escuela..." (Malala Yousafzai, en su discurso del pasado día 10 en Oslo)




Para más información: "Solidaridad en tiempos de crisis", artículo de Jesús Glz. Pazos, de Mugarik Gabe (3 de diciembre). Acaban de editar un libro homónimo (Sua)
Desplazados sirios, la fuente que no cesa (El Tintero, 2013)
Reportajes sobre el drama del Estrecho de Gibraltar (Deia, Gea Photowords, El Tintero 2013)
AmiArte, poniendo colores en las sombras (Deia, El Tintero 2014)
Unidos por el Arte, campaña impulsada por AmiArte
Los Ángeles Malagueños de la noche dan de comer a los más necesitados
Adicae, Ausbanc, Oficinas del Consumidor...: Conteniendo los atropellos (Deia, agosto 2014)
Represión de los bahá´ís en Irán (Gea Photowords, 2013)
Otros reportajes sobre Derechos Humanos, recogidos en El Tintero
Las mujeres, aún por detrás en Derechos (último reportaje en torno al 25-N)
Firmas para garantizar la enseñanza en Pakistán tras la masacre en la escuela de Peshawar (Avaaz)
Dossier sobre Decrecentismo, publicado en Euskal Herria (2011)
Peter C. Gøtzsche denuncia que hay mafias farmacéuticas. Cada vez más médicos señalan que existe un exceso de medicación (Deia, octubre 2014)
Asociación Pro-Derechos Humanos de Andalucía
Amnistía Internacional
Médicos Sin Fronteras
Cáritas Bizkaia
Web Acnur. Y enlace a la campaña El asilo es de todos
Las preocupaciones solidarias por la salud, infancia y DD.HH. del pediatra Rubén García, en Hij@s de Eva y Adán


No hay comentarios:

Publicar un comentario